Causas de la Infertilidad Masculina

El espermiograma es el estudio por excelencia para evaluar la fertilidad del hombre, sin embargo, no siempre refleja la existencia de un problema. La exploración clínica, ecográfica y de laboratorio, no siempre muestra el origen del problema, así que es difícil encontrar una solución médica o quirúrgica. A diferencia de los factores femeninos, la causa de la mayoría de los problemas masculinos, son desconocidas.

Factores medioambientales: El estilo de vida y factores medioambientales como el tabaco, el alcohol y las drogas, la alimentación inadecuada, la exposición crónica a incrementos de temperatura de los testículos por estar demasiado tiempo sentado manejando o por la obesidad, afectan la calidad de los espermatozoides y de sus cadenas de ADN.

Sobrepeso y estrés: La exposición prolongada a las hormonas del estrés y los consecuentes desequilibrios hormonales, así como el trastorno metabólico asociado al sobrepeso, afecta la calidad y composición de los espermatozoides, así como del líquido seminal, que es la principal fuente de nutrición de estos.

Enfermedades de los testículos: Las enfermedades de los testículos que pueden causar infertilidad, son las infecciones urogenitales y testiculares y paperas, cuando se padece en la pubertad.

La criptoquidia: O no descenso de los testículos afecta la posterior producción de espermatozoides, por ello, es necesario atenderlo de la manera más temprana posible.
Problemas cromosómicos que alteran la composición cromosómica de los espermatozoides o causan una ausencia de producción de espermatozoides o mínima generación de los mismos cesando tempranamente, por lo que, de ser diagnosticado precozmente, se puede congelar semen.

Las causas genéticas: Como la fibrosis quística, evita la formación de los conductos deferentes, que comunican al testículo con la próstata, si no hay afectación en la producción de espermatozoides, se pueden extraer mediante una punción testicular. Otra de las causas genéticas, pueden ser las microdelecciones del cromosoma Y, que es una pérdida del material del cromosoma Y, que disminuye o imposibilita la producción de espermatozoides. De presentarse alteraciones cromosómicas, deberá considerarse la probabilidad de trasmitir por herencia estos problemas a la descendencia masculina.